eHabilita . Rehabilitación eficiente

Actualidad > La edificación, rumbo hacia la rehabilitación energética


- Jueves, 15 de diciembre de 2011

Si no se quieren perder otros 30 años es necesario adoptar hoy nuevos cambios normativos, especialmente en el Código Técnico de la Edificación. Un nuevo estudio sobre el sector de la edificación, presentado en el pasado V Conama Local, muestra la necesidad de este nuevo rumbo hacia la rehabilitación energética de edificios.


El pasado 30 de noviembre, en el marco de la celebración del V Conama Local, organizado por la Fundación Conama y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, fue presentado el informe "Una visión-país para el sector de la edificación en España. Hoja de ruta para un nuevo sector de la vivienda", un documento donde se realiza un diagnóstico de la situación actual del sector de la vivienda y donde se apunta la nueva dirección del sector de la edificación, proponiendo un plan de acción centrado en actuaciones de rehabilitación que reduzcan la demanda energética de la vivienda, que podrían generar, según se asegura en el informe, hasta 140.000 puestos de trabajo de aquí a 2050.
 

El estudio centra el plan de actuaciones sobre el parque de viviendas construido hace más de 30 años (anterior a 1980) caracterizado por una alta ineficiencia energética, y construido bajo la ausencia de leyes que no exigían requerimiento alguno al respecto de la eficiencia energética.
 

Para lograr las actuaciones propuestas se estima que sería necesario disponer de una inversión de aproximadamente 240.000 millones de euros. El estudio asegura la existencia de varias fuentes de financiación diferentes, que obtendría, cada una, distintos modos de retorno de la inversión. Por un lado estarían las administraciones públicas, cuyo retorno se traduciría en el valor conseguido con la creación de empleo, la disminución de gastos por el pago de prestaciones sociales, el aumento de la recaudación a través de la cotización, el ahorro derivado del descenso de las importaciones y el descenso de las emisiones de CO2eq. En segundo y tercer lugar estarían el propietario y el ocupante o usufructuario de la vivienda, beneficiados, respectivamente, por los ahorros en la factura energética (y la mejora del confort térmico) y por el incremento de valor patrimonial del bien obtenido tras la rehabilitación. Finalmente estarían las fuentes de inversión provenientes de entidades financieras, empresas constructoras y de rehabilitación o las empresas de servicios energéticos ESEs, que principalmente basarían su retorno económico en el ahorro energético conseguido.
 

Los autores de este informe, Albert Cuchí (Universidad Politécnica de Catalunya) y Peter Sweatman (Climate Strategy & Partners) aseguran que es necesario un cambio en el marco legislativo para favorecer la entrada de inversiones de los actores descritos.
 

Escenario futuro


El documento plantea actuar sobre un parque edificado construido hace más de 30 años, considerado ineficiente en términos energéticos, y apostar decididamente por la rehabilitación y el mantenimiento de edificios como actividad principal, al tratarse de una alternativa más sostenible y con mayores posibilidades de generación de empleo.
 

En el propio informe y en la presentación del Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020 del IDAE, se recoge la gráfica que se muestra a continuación. En esta imagen se pone de manifiesto cuál es el consumo actual de los edificios españoles y cuál sería el resultante de que el parque edificado cumpliese las especificaciones del CTE y las exigencias de una calificación energética de clase A.
 

Como puede observarse, las diferencias de consumo son notables comparando la situación actual con ambos supuestos. A día de hoy, los edificios nuevos deben cumplir, al menos, las especificaciones del Código Técnico de la Edificación (CTE), pero la Directiva 31/2010 relativa a la eficiencia energética de los edificios plantea como objetivo que a partir del año 2020 los nuevos edificios sean Nearly Zero Energy Building ( NZBE o edificios de consumo de energía casi nulo) que, aunque está pendiente su definición por los estados miembros, se cree que en España supondrá que dichos edificios cuenten con similares características a las de un edificio de clase A.
 

En el caso de España, además, existen grandes diferencias con otros países europeos en cuanto a las especificaciones mínimas exigidas en el CTE, encontrándose lejos aún de las exigencias de un edificio clase A y, por tanto, de los NZBE. Por tanto, si quiere evitarse que pasados otros 30 años deba echarse la vista atrás para pensar que las cosas no se hicieron bien y proponer un nuevo plan de acción, es el momento de marcar unas nuevas directrices también para los futuros nuevos edificios.


Fuente Fundación la casa que ahorra

<< Ver anterior noticia    |    Ir al listado    |    >> Ver siguiente noticia
¿Tienes una consulta o necesitas asesoramiento en rehabilitación eficiente?
BannerBanner
  • Formación presencial
  • Formación
    On-Line
  • Taller experimiental
  • Otros
 
"Acciones gratuitas cofinanciadas por el FSE"
Ministerio de medio ambiente y medio rural y marino Fundación Biodiversidad Programa Emplea Verde 2007-2013 Unión Europea. Fondo Social Europeo EnergyLab